¿Cómo ser más felices?

Nuestra sociedad está obsesionada con ser feliz. De hecho, el 20 de marzo de cada año se celebra el Día Internacional de la Felicidad. Y es que estamos en busca de la felicidad como dice la película, hay muchos libros, cursos y gurús que nos tratan de enseñar cómo ser felices. Y sin embargo, nuestra sociedad sigue siendo, en su mayoría, infeliz. Infeliz en el trabajo, en las relaciones o con la vida misma.

Año a año la ONU publica un Informe Global de Felicidad donde señala cuál país es más feliz que otro en base a criterios como libertad, salud, dinero y gobierno. Y si bien estos son factores que pueden coayudar a un escenario en el que podamos ser felices, estos factores no determinan la felicidad de la persona. La respuesta a la felicidad no está en función a criterios externos a la persona.

Sin embargo, sí hay otros factores, que dependen de uno, que se pueden observar en las personas felices y que podrían darnos una idea de cómo serlo.

Por 80 años, desde 1938, el Estudio sobre Desarrollo Adulto de la Universidad de Harvard ha estudiado a un grupo de más de 700 hombres jóvenes de distintos estratos sociales. Hoy quedan alrededor de 60 hombres vivos en sus noventas que siguen participando del estudio y colaborando con las generaciones de investigadores que llegan a encuestarlos, liderados por Robert Waldinger, el 4º director del Estudio.

Pero, ¿qué es lo que ha aprendido Harvard después de 80 años de estudio? Que las buenas relaciones nos mantienen más felices y más sanos, punto.

Las 3 conclusiones de Harvard para ser más felices

Son tres conclusiones las que extraen. La primera: Las conexiones sociales nos hacen bien y la soledad mata. Los investigadores se han dado cuenta que las personas con más conexiones con la familia, los amigos o la comunidad son más felices, más sanos y viven más. En cambio, las personas que están más aisladas son menos felices, están más propensas a enfermar en la mediana edad, sus funciones cerebrales decaen antes y viven menos.

Lo que importa entonces es no sentirnos solos y eso, como sabemos, no depende de cuántos “amigos” tengamos o de si estamos en una relación, porque podemos sentirnos solos dentro de una multitud. El no sentirnos solo depende de la calidad de las relaciones que tengamos.

Por eso, la segunda conclusión de Harvard es que: Vivir en medio de relaciones buenas y cálidas da protección. Cuando los sujetos de estudio llegaron a sus 50 años, los investigadores quisieron predecir como estarían a los 80 y notaron que las personas más satisfechas en sus relaciones a los 50 fueron las más saludables a los 80. Las buenas relaciones, las cercanas, hacen más llevadera la vejez. Estar en relaciones no felices incrementa el dolor físico porque añade el emocional.

Y, finalmente, la tercera conclusión que tienen en Harvard es que: Las buenas relaciones no solo protegen el cuerpo, protegen el cerebro. Los investigadores descubrieron que cuando una persona siente a sus 80 y tantos que puede contar con la otra persona que lo acompaña en su vejez (su esposa, por ejemplo), que puede confiar en ella, su memoria permanece más nítida por más tiempo. En cambio, las peronas que están en una relación pero no sienten que pueden confiar en la otra persona son las que empiezan a perder la memoria antes.

Así que ya sabemos, cuidemos y cultivemos nuestras relaciones porque las buenas relaciones nos mantienen más felices y más sanos, punto.

*Esta columna fue originalmente publicada en la edición número 57 de la revista Gan@Más, en marzo de 2018. También disponible online aquí

3 replies on “ ¿Cómo ser más felices? ”
  1. ¡Que buen artículo! Pero que difícil mantener este tipo de relaciones hoy en día. Me refiero a las de “para toda la vida”. Actualmente, cambiamos de casa, de trabajo, de pareja, de país con mayor libertad y en mayor número de veces que hace 30 años. Antes la normalidad era ser sedentarios, quedarte en un lugar y ser vecinos de toda la vida. Ahora creo que somos más nómadas y es un reto mantener buenas relaciones con gente que no frecuentas siempre. Hoy en día, es difícil, ¿no lo crees?

    1. Hola Andrea, que bueno que te gustó! Sí claro, es un reto grandísimo, pero no imposible. Lo importante es sentir que podemos confiar en alguien más, una mamá, una pareja o un amigo, así sea virtual. Yo creo que podemos aprovechar las herramientas que ahora tenemos para cultivar relaciones y no sentirnos tan lejos de las personas que queremos.

  2. My brother suggested I would possibly like this website. He used to be totally right. This publish actually made my day. You cann’t believe just how so much time I had spent for this info! Thanks!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *