La Internet libre de John Perry Barlow

El jueves pasado (8 de febrero) -a los 70 años y mientras dormía- falleció John Perry Barlow, uno de los principales ciberactivistas que tuvimos entre nosotros. En 1990, creó la Fundación Electronic Frontier (www.eff.org) avocada a la defensa de las libertades civiles en el mundo digital. En febrero de 1996, Barlow se hizo conocido por todos cuando presentó la Declaración de Independencia del Ciberespacio en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. Su declaración fue una respuesta a la Ley de Telecomunicaciones que firmó el Presidente Bill Clinton y que aprobó por mayoría abrumadora el Congreso bicameral de Estados Unidos ese mismo año.

En resumen, la norma buscó desregular las telecomunicaciones y eliminar restricciones, para que las grandes cadenas crezcan y ganen más; pero, principalmente, supuso restricciones a la libertad de expresión. Según esa ley, por ejemplo, quedaba prohibido divulgar información en internet sobre prácticas abortistas o difundir material pornográfico. En su manifiesto, Barlow defiende la soberanía de Internet y declara que los intentos de los gobiernos por limitar la libre expresión y la interconexión fracasarán, puede que lo logren por un tiempo, pero eventualmente fracasarán.

En China, Alemania, Francia, Rusia, Singapur, Italia y los Estados Unidos están intentando rechazar el virus de la libertad erigiendo puestos de guardia en las fronteras del Ciberespacio. Puede que impidan el contagio durante un pequeño tiempo, pero no funcionarán en un mundo que pronto será cubierto por los medios que transmiten bits.

Barlow no se equivocó. Las restricciones de la Telecommunications Act of 1996 eventualmente finalizaron y la lucha por la Internet libre en 1996 triunfó. Pero hoy, la lucha continúa.

Esta es la Declaración de Independencia del Ciberespacio, narrada por su autor en inglés. Aquí una versión escrita traducida al español: click aquí.

Derecho a Internet

En el 2011, la ONU declaró el acceso a Internet como un derecho humano. Y es que como bien escribe el profesor César Landa:

El internet constituye el ícono de la sociedad de la información, en la medida que facilita la creación, el acceso, el almacenamiento, el procesamiento y, la distribución de la información; jugando un papel esencial en las relaciones sociales, culturales y económicas entre las autoridades, las empresas y los ciudadanos, y, entre estos entre sí. En esta nueva etapa de transformación del Estado y la sociedad, el internet es el fundamento principal para construir la nueva identidad de los derechos fundamentales.

El Internet es un derecho porque nos permite ampliar nuestras posibilidades de goce y ejercicio de nuestros derechos a la libertad de expresión y el libre acceso a la información. Además, como sostiene el profesor Landa, el Internet integra digitalmente los derechos fundamentales y los hace trascender por fuera de las fronteras de los Estados nacionales. Por eso, el Internet no solo es un derecho, sino también una garantía institucional. Porque es una necesidad social para ejercer plenamente nuestros derechos y libertades.

La neutralidad de Internet

Hoy, casi todos los países del mundo, incluido el Perú, tienen una regulación de Internet. La soberanía del ciberespacio a la que se refería Barlow ya no existe de la misma manera que en los 90’s. Sí se mantiene la libertad de expresión e información en la web, son derechos fundamentales, al igual que el acceso a Internet. Ello porque, una sociedad democrática necesariamente tiene que ser una sociedad informada. Por eso, la prensa cumple una función importantísima y sus libertades deben ser garantizadas.

Pero, ¿qué significa hoy una Internet libre? La idea de Internet libre (Open Internet) refiere a que todos los recursos y medios que están en Internet sean fácilmente accesibles para todos nosotros. Un ejemplo de esto son los software de código abierto (open source) como Open Office, VLC o Filezilla, que permite que cualquier usuario pueda acceder al código de programación del software para adaptarlo o mejorarlo.

Sin embargo, para que tengamos una Internet libre, tiene que cumplirse el principio de neutralidad de la red. Según este, todos los proveedores de servicios de Internet (como Movistar, Claro, OLO, etc.) y los gobiernos deben tratar a todo tráfico de datos de igual manera. Esto significa, por ejemplo, que Claro no puede hacer que mi Internet tenga una conexión lenta cuando quiera ver películas en Netflix, pero una conexión rápida si uso Claro Videos. Suena justo, ¿no?

La verdadera importancia del principio de neutralidad de la red radica en que permite ejercer nuestro derecho a la libertad de expresión e información. ¿Cómo ejercer plenamente mi derecho a elegir de dónde informarme si mi proveedor de Internet hace que un portal de noticias cargue más rápido que otro, o bloquea algunos y favorece otros en los buscadores?, ¿Cómo ejercer plenamente mi derecho a informar y expresarme si condicionan el acceso a mis contenidos a un pago extra?

En julio de 2010, Chile fue el primer país del mundo en aprobar una ley a favor de la neutralidad de Internet (Ley Nº 20.453). Hoy varios países tienen reconocido este principio en sus legislaciones. Les comparto una infografía bastante ilustrativa sobre la neutralidad de la red vs. la red no neutral, a propósito de la eliminación del principio de neutralidad en la legislación de Estados Unidos (modificación ocurrida en diciembre de 2017). La infografía fue elaborada por Antonio Tarazona para El Comercio.

La neutralidad de Internet en Perú

De suerte, por ahora, no tenemos que preocuparnos porque nos ocurra algo similar a lo sucedido en el gobierno de Trump. El principio de la neutralidad de la red está recogido en la Ley Nº 29904 (publicada en julio de 2012) y detallado en el artículo 10 del Reglamento de la Ley (DS Nº 014-2013-MTC).

Así, los proveedores de acceso a Internet y los operadores de telecomunicaciones no pueden limitar el derecho del usuario a utilizar cualquier clase de equipo para acceder a la red, ni restringir, bloquear o inhabilitar arbitrariamente funciones o características originales de los dispositivos. De hacerlo, se considera falta grave administrativa (art. 62 del Reglamento) y se paga con multa.

La ley la pueden leer aquí y el Reglamento aquí. Les dejo un video elaborado por Osiptel que resume bien las bondades de la neutralidad de Internet y de su regulación en nuestro país.

Para finalizar, quiero recordar que John Perry Barlow se fue, pero su legado continúa. Cuando se inició en el ciberactivismo habían pocos como él. Hoy son varios los defensores de una Internet libre. Como Cindy Cohn, Directora Ejecutiva de la Fundación que él inició, escribió “[Barlow] siempre vio internet como un lugar fundamental de libertad, donde las voces largamente silenciadas pueden encontrar un público y donde la gente puede conectar con otros a pesar de la distancia física”. Descansa en paz.

Pd. Si les gustó el artículo, suscríbanse llenando sus datos en el formulario de abajo para que se enteren cuando escriba más. No olviden que cuando llenen los datos, llegará a sus bandejas un correo en el que tienen que confirmar su suscripción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *